La Criba

La criba

Podría escribirte cualquier cosa,
un soneto, una delicada prosa
poética que narrara cuán hermosa
eres o, por qué no, cuán caprichosa,
Que eres un rato, porque no contenta
conmigo, te tiraste a tu vecino.
Y yo, que más que tonto soy cretino,
me tragué mi orgullo con absenta.
Pero hoy me levanté y dije ¿por qué?
y no encontré respuesta, no la encontré.
Y te miré, hermosa aún dormida,
Y, aunque te pudiera haber escrito
cualquier cosa, lo que aquí te he escrito
cariño, sólo es mi despedida.

 Juan Manuel Carmona

__________________

Aunque con humor ¿A cuántos no os ha pasado esto? A veces perdonamos y perdonamos sin parar, una y otra vez, volvemos la mirada y nos resistimos a abrir los ojos, a mirar hacia adelante, a mirar para nosotros. Nos agarramos aquello que nos hizo feliz y se nos atrinchera en la puta cabeza la idea de que sólo podemos ser felices así, de la misma forma y con la misma persona. Hasta que un día nos damos cuenta de que allí, dónde creíamos que lo teníamos todo, sólo estamos nosotros y que lo único que nos une a aquel sentimiento es su recuerdo.

PD: A seguir la tarde “Y volver a vivir mirando pa’ ti”

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *