Esta vez voy a correr de verdad

Izquierdo, derecho, izquierdo, derecho.

El aire me hiela la cara, me silba frío en el oído, me congela las manos, los pies, me golpea con cada pisada que doy recordándome quién soy.

Pum pum, pum pum, pum pum.

Esta noche mi corazón late con fuerza  intentando reparar las heridas que el tiempo abrió.

Izquierdo derecho, izquierdo derecho, izquierdo derecho.

Las líneas se juntan bajo mis pies. Pienso dejarlo todo en la carretera. Dejaré que el viento me desnude y me siegue con las hojas de aquel viejo otoño dejando que el tiempo cicatrice los nombres que con sangre se grabaron en mi piel.

Pum pum, pum pum, pum pum.
Correré. Aunque se gasten las suelas de mis zapatillas, aunque las piernas me fallen.

Izquierdo derecho, izquierdo derecho, izquierdo derecho.

Me haré camino a puñetazos, con los dientes, aunque caiga, aunque pierda el aliento esta vez voy a seguir. Ésta vez nada va a poder pararme. Ésta vez tan solo miraré atrás para ver en la cuneta, a cientos de kilómetros de mí, aquellas cosas que un día me hicieron daño.

Izquierdo, derecho, izquierdo, derecho.

Ésta vez voy a correr de verdad.

 

Cortesía de Juan Manuel Carmona

 

Me parecía una buena forma de inaugurar esta sección con un texo así. ¿Qué os parece?

Supongo que a veces no vale con intentarlo o con esforzarse mucho. A veces es cuestión de caerse y levantarse. De volverse a caer y de volverse a levantar. De que quieras tanto conseguir algo que no te importe perder cosas por el camino. Una vez leí, cuando estés frente a una puerta de oportunidades no llames para entrar, reviéntala de una patada y entra.
Cuando escribí este texto estaba en un tiempo de catarsis, de cambios, de dejar cosas atrás para poder avanzar. ¿Y vosotros? ¿Qué sueños tenéis? ¿Cuánto estáis dispuestos a luchar por ellos?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *